Acceso miembrosAccede a tu cuenta o Regístreseregístrate para participar más activamente.
 
Palosanto-Enrique Bunbury
 
Discográfica: Warner Music

"Muere un poco, para nacer mejor". Es lo que Enrique Bunbury afirma en "El cambio y la celebración", octavo corte de su nuevo trabajo. Bunbury debe morir un poco en el impasse que acaece entre cada uno de sus trabajos, a juzgar por la capacidad de reinventarse en nuevos sonidos con cada lanzamiento. El cambio esta vez llega con la consolidación de sus santos inocentes, con su asentamiento norteamericano hace algunos años, con su paternidad, su continua búsqueda cultural y espiritual…Y la celebración, suponemos, es este trabajo donde vuelve a renacer con fuerza ante sus seguidores.

Este impasse viene desde las consecuencias que nos trajo en 2010, si bien desde entonces tenemos tres referencias discográficas más con la rúbrica del maño: dos directos (Grand Rex y De Cantina en Cantina on Stage), y un disco menor en su trayectoria: el álbum de versiones "Licenciado Cantinas" -a muchos gustaría que el mayor disco de su carrera como músicos fuera lo que en la de Enrique pueda ser considerado un disco menor. Entre tanto, robo en casa de Enrique Bunbury en el que perdió todas las grabaciones previas de este disco, teniendo que reimaginar algunos de los temas que ya tenía en estado avanzado, exigiendo más esfuerzo para este trabajo.

Enrique regresa con Palosanto, con un disco meramente conceptual y sólido que aborda de forma optimista el poder del pueblo, de la revolución, de la renegación del concepto "patria", y de una apasionada reivindicación de la condición humana en cada una de sus letras. Un disco rockero en cuanto a sus letras, entendiendo el género como la reivindicación de la clase mediante textos directos. Y, en contraste, un trabajo que no necesita de exageradas distorsiones y eternos solos para marcar esa actitud rockera, que ganan con una distanciada y chulesca interpretación musical de unos Santos Inocentes que en su sobriedad saben no necesitar de intentos de hacer virguerías para aportar fuerza a sus temas. En esto hace mucho la producción, donde la banda -concretamente el propio Enrique y el batería Ramón Gacías- controlan el proceso completo, manteniendo la exigencia arreglística marcada en la trayectoria del artista: ellos saben dónde un coro góspel como el que aparece en el disco mejora el conjunto, rebuscar entre luthiers en busca de la calidez, o tirar directamente de electrónica. La solidez de la propuesta se percibe especialmente en la primera parte del metraje del disco, que luego se abre más para acoger temas algo más viscerales y variados, recordando en ese sentido en cierto modo a Flamingos, salvando las distancias obvias de concepto.

El disco lo edita Warner Music / Ocesa, que entre los fichajes directos más recientes, y múltiples fusiones entre compañías en estos tiempos cambiantes -especialmente el paso de manos de EMI-, ha visto en los últimos años reforzado aún más su catálogo con nombres clave de la música contemporánea.

Un disco largo -sus 15 temas superan la hora de duración- que conjuga lo que hasta ahora hemos escuchado de Enrique, dando un pasito más hacia adelante: desde los ritmos más latinos de Licenciado Cantinas, elementos del rock norteamericano presentes en Hellville De Luxe, el gusto por las melodías de discos como Pequeño, Flamingos o Las Consecuencias, la dilatación temporal del Viaje a Ninguna Parte, la experimentación de su Radical Sonora, las ganas de cambiar el mundo de Héroes del Silencio… Sólo echaríamos en falta un poco más de tralla en algún tema, aunque en ese caso quizás el conseguido concepto del disco como ente hubiera perdido empaque o belleza en su unidad. Imposble agradar a todos.

Palosanto triunfará, sin duda, pues en la solidez de la propuesta abundan las canciones memorables. Ojalá algún día podamos charlar con nuestro paisano Enrique Bunbury sobre este disco, pues todavía forma parte del no demasiado numeroso grupo de figuras del rock en castellano a las que en estos diez años de trayectoria como portal de rock aún no hemos tenido oportunidad de sentar frente a nosotros para una entrevista. Por ahora nos conformaremos con rememorar la atípica selección de temas registrados en vivo, mayoritariamente en América, que recopila el segundo de los CDs que acompañan a la edición en digipack de Palosanto.
Contenido envíado por Héctor Mainar

Comentarios

Michel Ibarra - 06 de noviembre de 2013
Muy enriquecedor la información, espero y no sólo yo de tener en manos el álbum "Palosanto". Huele a éxito esta nueva travesía de Enrique Bunbury.

Xavier - 06 de noviembre de 2013
GRACIAS BUNBURY POR ESA LABOR SOCIAL QUE SIEMPRE TE HA CARACTERIZADO SIGUE ASI CON ESE GRAN CORAZON.


¡Opina sobre esto!
¡Guardar mi comentario!
 
 
Feed RSS de Noticias de Rock
Páginas amigas
TodoRock Insonoro MareaRock Maskerock Manerasdevivir